Gaza: el ataque israelí que mata a 106 civiles es un crimen de guerra evidente

Gaza: el ataque israelí que mata a 106 civiles es un crimen de guerra evidente

  • Las fuerzas israelíes atacaron ilegalmente un edificio residencial en Gaza el 31 de octubre de 2023 sin objetivo militar aparente. Murieron al menos 106 civiles, entre ellos 54 niños.
  • Los numerosos ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre han causado miles de víctimas civiles, lo que pone de relieve el mayor peligro de los ataques ilegales con armas explosivas en zonas pobladas.
  • Los gobiernos deben suspender los suministros de armas a Israel, apoyar la investigación de la Corte Penal Internacional en Palestina e imponer sanciones selectivas a los funcionarios responsables de violaciones de las leyes de la guerra.

(Jerusalén, 4 de abril de 2024) – A Israelí El ataque aéreo contra un edificio de apartamentos de seis plantas que albergaba a cientos de personas en el centro de la Franja de Gaza, el 31 de octubre de 2023, es un evidente crimen de guerraseñaló hoy Human Rights Watch. El ataque, en el que murieron al menos 106 civiles, entre ellos 54 niños, es uno de los incidentes individuales más mortíferos para la población civil desde el bombardeo y la invasión de Gaza por parte del gobierno israelí tras los ataques dirigidos por Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Human Rights Watch no encontró pruebas de que hubiera un objetivo militar cerca del edificio en el momento del ataque israelí, lo que hace que el ataque sea ilegalmente indiscriminado según el derecho internacional. Derecho de guerra. Las autoridades israelíes no han proporcionado ninguna justificación para el ataque. El largo historial del ejército israelí de no investigar de forma creíble los presuntos crímenes de guerra subraya la importancia de que la Corte Penal Internacional (CPI) investigue los delitos graves cometidos por todas las partes en el conflicto.

“El ataque aéreo ilegítimo de Israel contra un edificio de viviendas el 31 de octubre causó la muerte de al menos 106 personas, entre ellas niños que jugaban al fútbol, residentes que cargaban sus teléfonos en la tienda de comestibles de la planta baja y familias desplazadas que intentaban ponerse a salvo. Gerry Simpson, empleado Crisis y conflictos Director de Human Rights Watch. “Este ataque causó víctimas civiles masivas sin un objetivo militar obvio – uno de los numerosos ataques que han causado una matanza generalizada y subrayan la urgencia de una investigación de la CPI.”

Entre enero y marzo de 2024, Human Rights Watch habló por teléfono con 16 personas sobre el ataque del 31 de octubre contra el edificio de apartamentos de los ingenieros y la muerte de sus familiares y otras personas. Human Rights Watch analizó imágenes de satélite, 35 fotos y 45 vídeos de las secuelas del ataque, así como otras fotos y vídeos relevantes en las redes sociales. Human Rights Watch no pudo visitar el lugar porque las autoridades israelíes han bloqueado prácticamente todos los accesos a Gaza por los pasos fronterizos desde el 7 de octubre. Israel ha denegado en repetidas ocasiones las solicitudes de Human Rights Watch para entrar en Gaza durante los últimos 16 años.

Los testigos informaron de que el 31 de octubre, 350 o más personas se reunieron en el edificio de Ingenieros, al sur de la Nuseirat Refugiados Camp. Al menos 150 personas buscaron refugio tras huir de sus hogares en otras partes de la Franja de Gaza.

Sin previo aviso, cuatro ataques aéreos alcanzaron el edificio en unos 10 segundos hacia las 14.30 horas. El edificio quedó completamente destruido.

Dos hermanos dijeron que salieron corriendo de sus casas cercanas para buscar a sus dos hijos y a su sobrino, que sabían que estaban jugando al fútbol fuera. Uno de los hombres dijo que encontró a su hijo de 11 años tendido bajo los escombros: “Tenía la nuca abierta, una pierna apenas sujeta al cuerpo y parte de la cara quemada, pero parecía vivo. Pudimos liberarlo en cuestión de segundos, pero murió en la ambulancia. Lo enterramos ese mismo día. Los tres chicos murieron en el ataque.

Ninguno de los testigos entrevistados declaró haber recibido u oído una advertencia de las autoridades israelíes para evacuar el edificio antes del ataque.

Human Rights Watch confirmó la Identidades de 106 personas asesinadas entrevistando a familiares de algunas de las víctimas, entre ellas 34 mujeres, 18 hombres y 54 niños. Es muy probable que el número total de muertos sea mayor. Airwars, organización no gubernamental que investiga las víctimas civiles en zonas de conflicto, calculó identificó 112 nombres de personas asesinadas en materiales de fuentes abiertas, incluidos 96 identificados por ambas organizaciones y otras 19 personas que no fueron nombradas pero que fueron identificadas por su relación con otras víctimas de su familia.

Human Rights Watch entrevistó a dos personas que participaron en la recuperación de cadáveres de entre los escombros del edificio. Dijeron que la tarde del ataque ayudaron con otras personas a recuperar unos 60 cuerpos, y que durante los cuatro días siguientes recuperaron juntos unos 80 cuerpos más. Una tercera persona dijo que ayudó a recuperar cadáveres de entre los escombros durante 12 días después del atentado. Es posible que haya más cadáveres bajo los escombros.

Las autoridades israelíes no han revelado ninguna información sobre el ataque, incluido el objetivo previsto y las precauciones tomadas para minimizar el daño a los civiles. Tampoco han respondido a una consulta de Human Rights Watch el 13 de marzo. Carta en la que se resumen los resultados y se solicita información específica.

Las leyes de la guerra prohíben los ataques dirigidos contra civiles y bienes de carácter civil, que no distingan entre civiles y combatientes, o que previsiblemente causen daños a civiles o bienes de carácter civil desproporcionados en relación con la ventaja militar esperada. Los ataques indiscriminados incluyen ataques que no se dirigen a un objetivo militar específico o que utilizan un método o medio de guerra cuyos efectos no pueden limitarse según sea necesario. Los beligerantes deben tomar todas las precauciones posibles para reducir al mínimo los daños a la población civil, en particular avisando de los ataques con la debida antelación, a menos que las circunstancias no lo permitan, y preservando a la población civil bajo su control de los efectos de los ataques. Violaciones graves de las leyes de la guerra cometidas por individuos con intención criminal, es decir, voluntaria o imprudentemente – son crímenes de guerra.

La falta de un objetivo militar clasificaría el ataque contra el edificio de los ingenieros como ilegalmente premeditado o indiscriminado, dijo Human Rights Watch. El hecho de que el edificio fuera alcanzado cuatro veces sugiere claramente que las municiones estaban destinadas a alcanzar el edificio y que el ataque no fue el resultado de un fallo de funcionamiento o un despiste. Incluso la existencia de un objetivo militar válido plantearía dudas sobre la desproporcionalidad del ataque, dada la presencia visible y esperada de un gran número de civiles en el edificio y sus alrededores.

El atentado es uno de los cientos de ataques llevados a cabo por el ejército israelí en Gaza que han matado o herido a civiles palestinos desde los ataques dirigidos por Hamás contra el sur de Israel el 7 de octubre, en los que murieron más de 1.100 personas y otras 240 fueron tomadas como rehenes. Airwars ha creíble informa de que 195 Entre 1 y 9 civiles murieron en probables ataques del ejército israelí, 107 atentados en los que murieron entre 10 y 59 personas, y 4 murieron entre 60 y 139 personas. El 1 de abril, Airwars también había recopilado información preliminar sobre víctimas civiles en otros 3.358 ataques en los que probablemente se habían producido ataques aéreos israelíes.

Estos ataques ponen de relieve los devastadores daños que sufren los civiles y la mayor probabilidad de que se produzcan ataques ilegítimos cuando se utilizan armas explosivas en grandes extensiones de zonas densamente pobladas. Todos los gobiernos deberían Declaración política de noviembre de 2022 cuyo objetivo es restringir el uso de este tipo de armas en ciudades y comunidades pobladas.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha informado que entre el 7 de octubre y el 31 de marzo murieron en Gaza más de 32.000 personas, entre ellas más de 13,000 Niños y 9,000 mujeres y 75.000 heridos. Sólo en marzo murieron al menos 2.400 personas. Las estadísticas no diferencian entre combatientes y civiles.

Diario Haaretz informó en febrero que el ejército israelí estaba investigando “docenas de casos” en los que sus fuerzas podrían haber violado las leyes de la guerra. No está claro si el ataque al edificio de los ingenieros el 31 de octubre es uno de esos casos.

Los aliados de Israel deben Suspender la ayuda militar y la venta de armas a Israel mientras sus fuerzas armadas cometan impunemente violaciones sistemáticas y generalizadas de las leyes de la guerra contra la población civil palestina. Los gobiernos que sigan suministrando armas al gobierno israelí se arriesgan a ser cómplices de crímenes de guerra. También deben utilizar su influencia, incluso mediante sanciones selectivas, para presionar a las autoridades israelíes para que pongan fin a las graves violaciones.

“El asombroso número de víctimas palestinas, en su mayoría mujeres y niños, demuestra el mortal desprecio por la vida civil y apunta a muchos más posibles crímenes de guerra que deben investigarse. Simpson dijo. “Otros gobiernos deben instar al gobierno israelí a poner fin a los ataques ilegales y dejar de suministrar armas a Israel inmediatamente para salvar vidas civiles y evitar la complicidad en crímenes de guerra.”

Para más detalles sobre el ataque al edificio de ingeniería y otros ataques aéreos israelíes, véase más abajo.

Hostilidades entre Israel y grupos armados palestinos

En la mañana del 7 de octubre de 2023, combatientes dirigidos por Hamás rompieron las vallas que separan Israel de la Franja de Gaza y entraron en el sur de Israel. Atacaron al menos 19 kibutzim, 3 moshavim (comunidades colectivas), 2 ciudades, un festival de música y una fiesta en la playa.donde mataron deliberadamente a civiles, y también atacaron bases militares. Al menos 1.100 personas murieron, en su mayoría civiles, según la funcionarios israelíes.

Los atacantes se llevaron unos 240 personas como rehenesincluyendo Niños, Personas con discapacidady personas mayores. Hamás y otros grupos armados palestinos de Gaza también llevan luchando contra los palestinos desde el 7 de octubre. dispararon miles de cohetes sobre ciudades israelíes, violando la prohibición de ataques indiscriminados contra civiles y bienes de carácter civil. El asesinato deliberado de civiles y combatientes capturados, la toma de rehenes y los ataques indiscriminados con cohetes son graves violaciones de las leyes de la guerra y se consideran crímenes de guerra.

Las hostilidades que comenzaron el 7 de octubre, al igual que los combates en 2008, 2012, 2014, 2018, 2019y 2021tuvo lugar en medio de la gran alcance, ilegal de Israel cierre de la Franja de Gaza, que comenzó en 2007. En 2021, Human Rights Watch constató que el dominio represivo del gobierno israelí sobre los palestinos ha repercutido en la crímenes contra la humanidad como el apartheid y la persecución.

Durante hostilidades anteriores, las fuerzas israelíes han llevado a cabo repetidamente ataques aéreos indiscriminados que han han matado y herido a numerosos civiles – familias enteras fueron aniquiladas sin que hubiera objetivos militares evidentes cerca. Los ataques tuvieron como objetivo y Torres destruidas en Gaza con pisos y tiendas.

Desde el 7 de octubre, las autoridades israelíes han cortado el suministro de productos esenciales, como agua y electricidad, a la Franja de Gaza. Castigo colectivoy bloquearon la entrada y distribución de suministros vitales, entre ellos Alimentos, agua y medicinasque constituyen crímenes de guerra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el 31 de enero que la población de Gaza está “muriendo de hambre”. Human Rights Watch ha documentado. que el gobierno israelí está utilizando el hambre como arma de guerra, un crimen de guerra.

El ejército israelí ha informado de que entre el 7 de octubre y el 20 de febrero se produjeron 31.000 ataques aéreos en Gaza. Los ataques aéreos israelíes han alcanzado grandes edificios residenciales, Centros de distribución de ayuda alimentaria, instalaciones médicas, Instalaciones residenciales para el personal de ayuda humanitaria, Escuelas, Refugios, Universidades, Infraestructuras hidráulicas y pozosy redujeron a escombros grandes partes de barrios, incluso en ataques que aparentemente ilegal y debe ser investigado como posibles crímenes de guerra. Las Fuerzas de Defensa israelíes también han utilizado ilegalmente fósforo blanco en Gaza. Amnistía Internacional también ha documentado la muerte de civiles en ataques aéreos.

La principal organización de ayuda de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), estimó que a mediados de marzo, alrededor de 1,7 millones de personas en Gaza han sido desplazadas de sus hogares: alrededor de El 75% de los 2,3 millones de habitantes de la Franja de Gaza. Las autoridades militares israelíes han pedido a la mayoría de la población de la Franja de Gaza que a evacuar sus hogaresarriesgándose al crimen de guerra del desplazamiento forzoso.

El 10 de octubre, la Comisión Internacional Independiente de Investigación de la ONU declaró que había “pruebas claras” de crímenes de guerra en Israel y la Franja de Gaza y que compartiría la información con las autoridades judiciales pertinentes, incluida la Corte Penal Internacional.

Ataque aéreo israelí contra el edificio de los ingenieros

Hacia las 14.30 horas del 31 de octubre, un ataque aéreo israelí con cuatro proyectiles alcanzó y destruyó el edificio Mohandiseen (Ingenieros), de seis plantas, también conocido como la Torre de los Ingenieros, según declararon testigos. El edificio estaba en un barrio residencial, a unos 400 metros de la frontera sur del campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza. La investigación de Human Rights Watch no encontró pruebas de que hubiera un objetivo militar en el edificio o cerca de él el 31 de octubre.

Human Rights Watch habló por teléfono con 16 personas que presenciaron el ataque. Siete de ellas describieron lo que vieron durante e inmediatamente después del ataque, incluido un superviviente que estaba en el edificio, tres personas que estaban en sus casas cercanas en el momento del ataque y habían perdido a seres queridos, dos personas que habían perdido a seres queridos y vivían en el edificio pero se habían marchado poco antes del ataque, y una persona que vivía cerca pero no había perdido a seres queridos en el ataque. Human Rights Watch también habló con cinco familiares de los fallecidos que viven fuera de la Franja de Gaza. Otras cuatro personas que vivían cerca del edificio pero no presenciaron el ataque, incluida una persona que perdió a familiares en el ataque, también dijeron a los investigadores los nombres de las personas que habían sabido que habían muerto.

Human Rights Watch confirmó las identidades de 106 personas muertas y 2 heridas en el atentado entrevistando a sus familiares. Entre los muertos hay 34 mujeres, 18 hombres y 54 niños. Entre los heridos hay una niña de 17 años y una mujer.

103 de los muertos pertenecían a 14 familias que vivían en el edificio. Los otros tres, de otras dos familias, eran los chicos que vivían a unos 60 metros y habían estado jugando al fútbol en la calle.

Airwars revisado los medios sociales y otras fuentes abiertas en busca de información sobre el atentado y encontró los nombres de 112 personas muertas y otras 19 que sólo pudieron ser identificadas por su relación con otras víctimas de su familia. Se trata de 42 mujeres, 22 hombres, 62 niños y 5 personas de edad desconocida. Airwars también encontró los nombres de 6 heridos en fuentes abiertas. Los muertos proceden de 22 familias.

Ambas organizaciones han identificado a 96 de los muertos por su nombre, mientras que Airwars por sí sola ha identificado a otros 15 y Human Rights Watch por sí sola a otros 9.

En total, las dos organizaciones han identificado a 136 personas muertas en el ataque: 44 mujeres, 22 hombres, 65 niños y 5 personas cuya edad se desconoce. Pertenecían a 24 familias: Abu Daqqa, Abdeljawad, Abdelrahman, Abdo, Abu Jazar, Abu Jiyab, Abu Saeed, Agha, Ali, Dabaki, Farkh, Hanafi, Ijla, Jweifel, Kuhail, Mabhouh, Mubasher, Quqa, Sadoudi, Saleha, Shaheen, Sharif, Thawabta y Younis.

Human Rights Watch no ha podido determinar cuántos de los cadáveres han sido recuperados y cuántos yacen aún bajo los escombros. Es posible, aunque poco probable, que las personas cuyos cuerpos no se recuperaron sobrevivieran y fueran trasladadas a otro lugar de Gaza sin conocimiento de sus familias.

El edificio de los ingenieros: alojamiento y cuidado de cientos de personas

Fotos revisadas del edificio de ingeniería, que se publicaron en Internet antes del atentado, muestran un edificio de seis plantas de 25 por 25 metros y unos 20 metros de altura.

Los residentes y otras personas familiarizadas con el edificio afirmaron que tenía 20 pisos con unas 150 metros cuadrados en cinco plantas, que estaban llenas de gente durante las hostilidades. A primera hora de la tarde, la pequeña tienda de comestibles de la planta baja solía estar llena de gente que quería cargar allí sus teléfonos móviles porque Israel había cortado la electricidad. La tienda podía ofrecer este servicio porque el edificio funcionaba en parte con 16 paneles solares en el tejado. En la planta baja también había un gimnasio, una pollería y una sala de videojuegos.

Aunque el origen del nombre del edificio no está claro, no hay pruebas de que se utilizara con fines técnicos. Según un residente, el edificio debe su nombre al sindicato de ingenieros que lo construyó para sus miembros. Otro dijo que el edificio pertenecía a una empresa de ingeniería. Una tercera persona dijo que muchos de los ingenieros y sus familias que vivían en el edificio se habían mudado, quedando sólo tres familias de ingenieros conocidas, y que otras personas se habían mudado con el tiempo.

Basándose en entrevistas y otras fuentes, Human Rights Watch calcula que al menos 350 personas vivían en el edificio el 31 de octubre, incluidas unas 125 personas hacinadas en sólo cinco pisos. El número total incluye al menos 200 residentes y al menos 150 gazatíes desplazados, entre ellos docenas alojados en el gimnasio. Algunos de los desplazados que encontraron refugio en el edificio habían seguido a los militares israelíes. Declaración del 13 de octubre a los residentes del norte de la Franja de Gaza para que se trasladen al sur de Wadi Gazaun humedal costero que atraviesa la Franja de Gaza de oeste a este. Incluían al menos 23 miembros de una extensa familia que habían huido de la ciudad de Gaza y murieron todos en el ataque: Eman Khaled Abu Said, su marido, sus dos hijos y sus padres, así como cinco de sus hermanos y otros 11 familiares. Human Rights Watch recibió de la hermana de Eman Abu Said, Israa Abu Said, los nombres de 23 miembros de la familia ampliada que murieron en el ataque.

No está claro cuántas personas había en el edificio, incluida la tienda de comestibles, en el momento del ataque.

Las calles estaban llenas de niños jugando en el momento del atentado

Los vecinos informaron de que las calles cercanas al edificio de ingeniería estaban llenas de residentes poco antes del atentado.

Rami Abdo, que vivía a unos 60 metros, dijo que uno de sus hijos, Mohammed Rami Abdo, de 11 años, y dos de sus sobrinos, Mohammed Hatem Abdo, de 13 años, y Mohammed Nidal al-Mabhouh, de 8 años, habían salido a jugar al fútbol con decenas de otros niños frente a una de las entradas del edificio una media hora antes del atentado. Los tres niños murieron en el atentado.

Una residente local dijo que justo antes del atentado, el edificio era el único lugar de la zona con electricidad y que vio a muchas personas cargando sus teléfonos móviles en la tienda de comestibles.

El atentado y sus consecuencias inmediatas

Ameera Shaheen, su marido, su hija y sus padres habían huido de su casa en el pueblo de al-Moghraqa, en el centro de la Franja de Gaza, el día antes del ataque, después de que el ejército israelí ordenara a los residentes evacuar la zona. Se trasladaron a un piso de la tercera planta del edificio de ingeniería donde se alojaban su tía Wafa’ Shaheen, su familia de cuatro miembros y unos 15 parientes más. Dijo:

Antes del atentado, no había ninguna preocupación. Casi todos estábamos sentados en dos salas, una para hombres y otra para mujeres. Algunos nos reíamos. Acabábamos de hornear pan. No había señales ni advertencias ni ninguna sensación de peligro. Nos sentíamos seguros porque era un bloque de apartamentos lleno de civiles.

De repente hubo una explosión y empezamos a gritar. Recuerdo que pensé que el edificio no había sido destruido. Luego me caí y perdí el conocimiento. Más tarde, ese mismo día, me desperté en el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa. Sólo tenía magulladuras. No recuerdo haberme despertado, pero mis familiares me dijeron que empecé a gritar y a llamar a mi hija, pidiéndoles que la salvaran, aunque estaba sentada a mi lado en la cama del hospital.

Shaheen dijo que 20 de sus familiares murieron en el atentado, entre ellos 6 mujeres, 7 hombres y 7 niños.

Hatem Abdo, que vivía a unos 60 metros del edificio, dijo que vio por última vez a su hijo Mohammed, de 13 años, una hora antes del atentado, cuando salió de casa:

Mohammed solía jugar al fútbol con sus primos y otros niños en la calle cercana. Me quedé dormido en casa sobre las 14.30 horas. De repente, hubo cuatro explosiones separadas por dos o tres segundos. Tras la primera explosión, me desperté y miré por la ventana.

Vi a unos 50 niños y algunos jóvenes en la calle, cerca de la parte sur del edificio de ingeniería. Vi que la parte norte del edificio había sido alcanzada. Inmediatamente después, la segunda bomba alcanzó el lado sur, que pude ver claramente desde mi casa. Vi cómo caían escombros del edificio, atrapando a unos 20 niños y algunos adultos.

Luego, la tercera bomba alcanzó la parte superior del edificio, justo en el centro, y todo el edificio se derrumbó, creando una enorme nube de humo negro y polvo. Olía a pólvora. Luego cayó la cuarta bomba, que no pude ver por todo el polvo y el humo.

Su hermano Rami Abdo, que vivía con su familia en el piso de debajo de la casa, también estaba en casa en el momento del atentado y dijo que su hijo había estado jugando al fútbol fuera con sus primos y otros niños. Dijo haber oído cuatro explosiones “que se produjeron casi simultáneamente” y que los cristales y escombros del edificio hirieron a dos de sus hijas en el salón.

Otra mujer, que vivía a unos 30 metros, dijo que había oído “tres o cuatro bombas estallando”.

Tanto Rami como Hatem Abdo salieron corriendo de su casa poco después del ataque para buscar a los hijos de sus familias. Cuando llegaron a la calle frente al edificio destruido, Rami dijo que vio “unos 20 cuerpos quemados” en la calle, entre ellos los de tres niños que reconoció de la familia Abu Rahma, que, según dijo, vivía en el edificio. Hatem dijo que vio “decenas de cadáveres en la calle”, algunos cerca y en parte bajo los escombros del edificio, mientras que otros yacían a decenas de metros de distancia.

Los dos hombres encontraron entonces al hijo de su hermana, Mohammed Nidal al-Mabhouh, de 8 años, que seguía vivo pero con quemaduras graves, y lo llevaron a una ambulancia, que lo trasladó al Hospital de los Mártires de al-Aqsa, en Deir al-Balah. Murió unas ocho semanas después. Después encontraron al hijo de Rami, Mohammed Rami Abdo, de 11 años, bajo unos postes de hormigón entre los escombros del edificio. Aunque los hombres dijeron que liberaron rápidamente a Mohammed, murió poco después en una ambulancia.

Los dos hombres buscaron entonces al hijo de Hatem, Mohammed Hatem Abdo, de 13 años, pero no lo encontraron. Mientras lo buscaban, ayudaron a llevar a los muertos a las ambulancias que los esperaban. Hatem calcula que ayudó a transportar unos 60 cadáveres, en su mayoría niños y mujeres, la mayoría de los cuales se encontraban en la parte sur del edificio, incluidos algunos recuperados de entre los escombros de la calle. Más tarde, los paramédicos informaron a Hatem de que su hijo había aparecido muerto en la calle, a unos 100 metros del edificio.

Naheed Mahmoud vivía cerca del edificio de ingeniería tras huir de su casa. Perdió a seis de sus sobrinas, un sobrino y la suegra de su hermana en el atentado. Su hermana, Ola Mahmoud Jweifel, de 39 años, y la única hija superviviente de Ola, Nada Hisham Jweifel, de 17 años, que se había mudado a un piso de la cuarta planta del edificio de ingeniería en julio de 2023, resultaron heridas, y Nada necesitó más de diez operaciones en una de sus piernas. En cuanto se produjo la tercera o cuarta explosión y quedó claro que el atentado había terminado, Naheed corrió al edificio a buscar a su hermana y a los hijos de ésta:

Yo gritaba y gritaba, y todos los demás también. La zona se llenó enseguida de gente, periodistas y protección civil. [body providing emergency services and rescue]así que no podíamos llegar al edificio. La situación era terrible. La gente intentaba con todos los medios a su alcance liberar a los atrapados bajo los escombros.

Al cabo de un rato, alguien me dijo que habían encontrado a mi hermana Ola bajo los escombros. Tardaron unas cuatro horas en liberarla. Tenía la pelvis, la columna y la clavícula rotas, y todo el cuerpo estaba negro y azul por las heridas. [being bruised by] los escombros. Luego dijeron que habían encontrado a su hija, mi sobrina Nada. Se le veía la parte superior del cuerpo, pero la inferior estaba aplastada bajo los escombros. Una de sus piernas estaba abierta de arriba abajo. Había sangre por todas partes. Le dolía mucho, gritaba y chillaba, y la otra pierna estaba cada vez más grande. Tardamos hasta las once de la noche en liberarla.

Human Rights Watch habló con Karam al-Sharif, un miembro del personal de UNRWA que perdió a cinco de sus hijos y a otros cinco familiares en el ataque. Tres fotos tomadas por un fotógrafo de Associated Press fuera del edificio de ingeniería destruido el 31 de octubre muestran a al-Sharif de pie entre los escombros sosteniendo a uno de sus hijos gemelos de 18 meses que murieron. La agencia de noticias Associated Press también informó informó sobre la muerte de cuatro de los cinco niños asesinados.

35 fotos y 45 vídeos publicados en las redes sociales y por medios de comunicación y verificados por Human Rights Watch muestran numerosas víctimas y supervivientes, así como el edificio de ingeniería reducido a escombros, con importantes restos en los lados noreste, sureste y suroeste del edificio. Human Rights Watch comparó edificios cercanos, árboles y carreteras visibles en las imágenes con imágenes por satélite para confirmar que muestran el edificio atacado. Human Rights Watch también confirmó una fotografía aérea que mostraba el edificio completamente destruido. Una foto publicada en Facebook el 31 de octubre, tomada desde la carretera de Salah al-Din, a unos 225 metros al sudeste del edificio, muestra dos grandes columnas de humo oscuro que se elevan desde el emplazamiento del edificio de ingeniería.

Las imágenes de satélite tomadas el 31 de octubre a las 10.23 (hora local) no muestran signos de daños. Las imágenes tomadas el 1 de noviembre a las 10:18 hora local muestran que el edificio está destruido.

Human Rights Watch determinó que lo más probable es que el edificio fuera alcanzado por cuatro proyectiles de un ataque aéreo. Human Rights Watch no encontró pruebas de restos en el lugar que pudieran haber ayudado a identificar el arma. Sin embargo, los daños causados por la explosión y la destrucción resultante del edificio concuerdan con la carga explosiva de grandes municiones disparadas desde el aire. Los testigos informaron de que cuatro municiones alcanzaron el edificio en rápida sucesión, destruyéndolo. Esto concuerda con la declaración del ejército israelí y la destrucción de edificios en el pasado mediante el uso de grandes municiones lanzadas desde el aire.

Ningún objetivo militar conocido

Todas las personas entrevistadas por Human Rights Watch que conocían bien el edificio afirmaron que no habían visto a ningún combatiente palestino o equipo militar en el edificio o cerca de él en el momento del ataque. El análisis de Human Rights Watch de 80 fotos, vídeos e imágenes por satélite del edificio y sus alrededores tampoco encontró pruebas de la presencia de grupos armados palestinos o de equipo militar en el edificio o en sus inmediaciones en el momento del ataque.

Todos los entrevistados afirmaron que no tenían conocimiento de ninguna víctima o superviviente del ataque que estuviera vinculada a un grupo armado. Human Rights Watch no encontró pruebas de que ninguna de las víctimas fuera militante. Human Rights Watch revisó los canales de Telegram y los canales de redes sociales asociados tanto del brazo armado de Hamás, las Brigadas Izz a-Din al-Qassam, como del brazo armado de la Yihad Islámica, la Brigada al-Quds, dos de los principales grupos implicados en los atentados del 7 de octubre en Israel. Ninguno de los dos grupos mencionó el atentado del 31 de octubre.

El ejército israelí no ha proporcionado ninguna información que demuestre la existencia de un objetivo militar o de cualquier otro objetivo militar dentro o cerca del edificio. El ejército tampoco ha explicado por qué las circunstancias no permitieron advertir y evacuar eficazmente a los residentes del edificio y de los edificios colindantes antes del ataque.

El 6 de febrero, Haaretz informó que el ejército israelí ha comenzado a investigar “docenas de casos” en los que sus fuerzas pueden haber violado las leyes de la guerra. Entre ellos figuran un ataque aéreo hacia las 15.30 horas del 31 de octubre, aproximadamente una hora después del ataque contra el edificio de ingenieros, que, según el ejército israelí, iba dirigido contra Ibrahim Biari, comandante de la Brigada Jabalia de Hamás. Biari y al menos 126 civiles, entre ellos 69 niños, murieron y 280 resultaron heridos en el ataque perpetrado en el campo de refugiados de Yabalia, a unos 14 kilómetros al noreste del edificio de ingenieros, según Airwars.

Recuperación y entierro de los cuerpos

Human Rights Watch entrevistó a tres personas que participaron en la recuperación de los cuerpos de entre los escombros del edificio de ingeniería.

Hatem Abdo y Rami Abdo dijeron que ayudaron a recuperar entre 60 y 70 cadáveres en la tarde del 31 de octubre y que recuperaron unos 80 cadáveres más en los cuatro días siguientes. Hatem Abdo dijo que muchos de ellos fueron depositados en la calle, frente a su casa, hasta que se los llevaron. Dijo que los familiares de los desaparecidos y otras personas recaudaron dinero para comprar gasóleo y que una excavadora, que llegó el 1 de noviembre, pudiera trabajar de tres a cuatro horas al día para retirar los escombros.

Hatem dijo que cuando la excavadora dejó de trabajar, se enteró por otras personas de que 56 personas seguían desaparecidas. “Simplemente desaparecieron”, dijo.

Majdi Salha huyó de su casa cercana a mediados de octubre después de que un atentado casi alcanzara su edificio y se trasladó con su familia al piso de su cuñado en el edificio de ingeniería. Salió del edificio minutos antes del atentado en el que murieron 16 de sus familiares: su esposa y cinco de sus hijas, el hermano de su esposa, la esposa del hermano de su esposa y cinco de sus hijos, y la hermana de su esposa y dos de sus hijos. Dijo:

Antes de salir del piso para comprar pan, le di a mi hija menor, Lana, de 10 años, algo de dinero para que pudiera comprar algunas cosas después de comer en la tienda de comestibles de la planta baja del edificio. Alguien me dijo más tarde que había entrado en la tienda justo antes del atentado.

Durante 12 días ayudé a recuperar cuerpos de entre los escombros. Aporté mi propio dinero para el combustible de la excavadora. Encontramos casi todos los cuerpos de los miembros de mi familia el quinto, sexto y séptimo día después del ataque. Pero no fue hasta el décimo día cuando encontramos el cuerpo de Lana bajo los escombros. Creo que hubo más cuerpos bajo los escombros después de que la excavadora dejara de funcionar.

Otra persona dijo que había oído que las personas que recuperaban los cadáveres no podían recuperar los cuerpos de las personas que habían estado en los pisos inferiores del edificio, por lo que el edificio “se convirtió en un cementerio”.

Las imágenes por satélite muestran que la retirada de escombros se detuvo entre el 7 y el 11 de noviembre. La misma cantidad de escombros que se ve en las imágenes del 11 de noviembre aparece en las imágenes del 12 de marzo de 2024.

Algunas de las personas entrevistadas dijeron que habían llevado cadáveres al Hospital de los Mártires de al-Aqsa en Deir al-Balah, a unos cuatro kilómetros al suroeste del edificio, o que habían encontrado allí los cuerpos de familiares. Uno de los hombres que recuperaron los cadáveres dijo que todos los cuerpos recuperados en el edificio de ingeniería o en sus inmediaciones fueron llevados al Hospital de los Mártires de al-Aqsa para su identificación y registro antes de ser enterrados. Human Rights Watch no pudo obtener una lista de los muertos en el ataque que fueron registrados en ese hospital.

Noticias de televisión informa desde el Hospital de los Mártires de al-Aqsa el 31 de octubre que “las ambulancias siguen recuperando a los heridos y llevándolos al hospital [the] Hospital” y que el primer grupo de ambulancias había trasladado a 45 víctimas al hospital.

Un hombre dijo que le habían dicho que las víctimas heridas muy graves habían sido trasladadas al Hospital Europeo de Khan Younis. Cinco personas dijeron que sus familiares estaban enterrados en el campo de refugiados de al-Nuseirat, el campo de refugiados de al-Buriej, la ciudad de Zawaydeh y el cementerio de al-Maghazi. Majdi Salha dijo que había ido a las tumbas de 100 personas muertas en el ataque contra el edificio de ingeniería del cementerio de Al Maghazi entre el 1 y el 13 de noviembre.

Human Rights Watch revisó 12 vídeos y una foto publicados en las redes sociales que mostraban seis cadáveres, entre ellos los de dos niños y una anciana, siendo recuperados de entre los escombros del edificio de ingeniería; cinco cadáveres siendo sacados del edificio en camillas; y dos cadáveres de niños siendo trasladados a un hospital tras el ataque. También muestran a una anciana, muerta o inconsciente, que es trasladada en camilla.

Otro vídeo, filmado por el periodista Motaz Azaiza y publicado en Instagram el 31 de octubre, muestra un cadáver pequeño y quemado que parece estar envuelto en una sábana. Azaiza dice que el cuerpo de un niño fue sacado del segundo piso de un edificio contiguo al de ingeniería. La cámara se desplaza a un dormitorio de ese edificio y muestra la cama en forma de coche de carreras de un niño parcialmente cubierta de escombros.

Human Rights Watch ha verificado tres vídeos y una fotografía que muestran el resultado de una cesárea practicada a una de las víctimas fallecidas en el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa para salvar a su bebé. Human Rights Watch también ha verificado ocho vídeos que muestran el rescate de siete heridos, entre ellos cuatro niños y una mujer, del edificio de los ingenieros.

Iniciativas de rendición de cuentas

El 27 de mayo de 2021, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU . una comisión de investigación para examinar las violaciones y abusos en los territorios palestinos ocupados y en Israel. El 10 de octubre de 2023, la comisión anunciado que está “investigando posibles crímenes internacionales y violaciones de los derechos humanos internacionales cometidos en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados desde el 7 de octubre de 2023” y que “seguirá compartiendo la información recopilada con las autoridades judiciales competentes, en particular la Corte Penal Internacional”.

El Fiscal de la CPI, Karim Khan, confirmado que su oficina lleva a cabo una investigación desde marzo de 2021 sobre presuntas atrocidades cometidas en Gaza y Cisjordania desde 2014, y que su oficina es responsable de los crímenes cometidos en el contexto de las actuales hostilidades entre Israel y los grupos armados palestinos, que incluyen comportamientos ilícitos de todas las partes. En visitó Israel y Palestina en diciembre.

Los gobiernos deben expresar públicamente su apoyo a la CPI en la administración imparcial de justicia, incluida la investigación de la situación en Palestina, y comprometerse a garantizar que la CPI recibe el apoyo político, diplomático y financiero que necesita para cumplir su mandato global.

Por otra parte, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), los días 26 de enero y 28 de marzo dictó medidas provisionales en el contexto de un procedimiento incoado por Sudáfrica en el que se acusa a Israel de violar la Convención sobre el Genocidio. El tribunal adoptó Medidas que exigen a Israel, entre otras cosas, impedir el genocidio contra los palestinos en la Franja de Gaza, permitir la prestación de servicios básicos y ayuda humanitaria, y prevenir y castigar la incitación al genocidio. Human Rights Watch ha encontrado que Israel está incumpliendo al menos una de las órdenes vinculantes del tribunal al seguir obstruyendo la prestación de servicios esenciales y la entrada y distribución de combustible y suministros vitales en Gaza.

Las autoridades judiciales nacionales también deben investigar y procesar a los implicados en delitos graves en los Territorios Palestinos Ocupados e Israel, de acuerdo con el principio de jurisdicción universal y de conformidad con las leyes nacionales. Los gobiernos deben imponer sanciones individuales, incluidas prohibiciones de viajar y congelación de activos, a los funcionarios y personas que estén implicados de forma creíble en la comisión de delitos graves.

El secretario general de la ONU también debe incluir a Israel en la lista de perpetradores de graves violaciones contra los niños incluida en su informe de 2024. Informe anual al Consejo de Seguridad sobre los Niños y los Conflictos Armados por violaciones que incluyen asesinatos y mutilaciones.

Transferencias de armas

Numerosos relatores especiales, expertos independientes y grupos de trabajo de la ONU emitieron una declaración el 23 de febrero que el suministro de armas o municiones a Israel que se utilizarían en la Franja de Gaza violaría con toda probabilidad el derecho internacional humanitario y debe detenerse inmediatamente. El suministro de armas que contribuirían consciente y sustancialmente a ataques ilegales puede convertir a quienes las suministran en cómplices de crímenes de guerra.

El Tribunal de Apelación neerlandés ordenó ordenó a Holanda el 11 de febrero que detuviera la exportación de piezas del avión de combate F-35 a Israel, ya que existe un claro riesgo de que estas piezas se utilicen en la Franja de Gaza en graves violaciones del derecho internacional humanitario. El gobierno holandés llamamientos esta decisión. El Ministro de Asuntos Exteriores de Canadá dijo el 20 de marzo, Canadá seguirá congelando Tras la aprobación por la Cámara de los Comunes de una resolución no vinculante en la que se pide “la suspensión de la concesión de nuevas licencias y transferencias de exportación de armas a Israel para garantizar el cumplimiento de la normativa canadiense sobre exportación de armas”, se suspenden las nuevas licencias de exportación de armas a Israel.

La administración Biden publicó en febrero un memorando de seguridad nacional en el que afirma. que los Departamentos de Estado y de Defensa de Estados Unidos obtengan garantías por escrito de los países que reciben ayuda militar estadounidense de que están utilizando “artículos de defensa” de origen estadounidense de conformidad con el derecho internacional y de que no han obstruido o retrasado arbitrariamente la ayuda humanitaria financiada o apoyada por Estados Unidos en 2023. Sin embargo, basándose en sus observaciones e investigaciones en Gaza, Human Rights Watch y Oxfam han han concluido que que todas las garantías de los funcionarios israelíes de que las armas estadounidenses se utilizarían de acuerdo con la legislación internacional y estadounidense no son creíbles.

El 13 de febrero, el Departamento de Estado dijo que está aplicando los procedimientos establecidos en relación con el uso de armas estadounidenses para investigar los daños a civiles causados por diversos ataques israelíes en Gaza, pero que no puede hacer comentarios sobre los casos concretos que se están investigando.

Estados Unidos, que Reino Unido, Australia, Francia, Alemania, Italia, Dinamarca y otros países han seguido concediendo a Israel transferencias incondicionales de armas y otras ayudas a la seguridad. Al conceder licencias de exportación a Israel, incluso para armas que muy probablemente serán utilizadas por el ejército israelí violando las leyes de la guerra, estos gobiernos están ignorando las crecientes pruebas de graves violaciones, incluido el ataque al edificio de Ingenieros.


Source link