Tribunal Europeo de Derechos Humanos

TribunalEuropeoDerechosHumanos
Tribunal Europeo Derechos Humanos

Tribunal Europeo de Derechos Humanos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos es un órgano judicial establecido en 1959 que se encarga de supervisar la aplicación del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, elaborado por el Consejo Europeo.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene su sede en Estrasburgo, Francia. Su Convenio obliga a los signatarios a garantizar diversas libertades civiles y políticas, incluida la libertad de expresión y religión y el derecho a un juicio justo.

Hasta abril de 2018, 47 Estados habían confirmado el Convenio. Algunos de estos Estados también han ratificado uno o más de los Protocolos Adicionales al Convenio, que protegen derechos adicionales.

Historia y funciones

La Corte comenzó a operar en 1959 y ha emitido más de 10,000 sentencias con respecto a presuntas violaciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos. En 1998, el sistema europeo de derechos humanos se reformó para eliminar a la Comisión Europea de Derechos Humanos.

También suele llamarse “Tribunal de Estrasburgo”, cumple una función complementaria a la del Comité Europeo de Derechos Sociales, que supervisa el respeto de los Estados europeos por los derechos sociales y económicos.

Esta Comisión previamente había decidido la recepción de las quejas, supervisó los acuerdos amistosos y remitió algunos casos a la Corte, de manera similar al actual Sistema Interamericano. Ahora, las víctimas individuales pueden presentar sus quejas directamente ante el Tribunal.

Jurisdicción

Tiene jurisdicción para decidir las solicitudes presentadas por individuos y Estados en relación con violaciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos (que se refiere principalmente a los derechos civiles y políticos).

La persona, grupo u organización que presenta la queja no tiene que ser ciudadano de un Estado. Sin embargo, las quejas deben referirse a violaciones del Convenio presuntamente cometidas por un Estado parte del Convenio y que afectaron directa y significativamente al solicitante.

A partir del 1 de agosto de 2018, la Corte también tiene jurisdicción consultiva. En virtud del Protocolo 16 del Convenio Europeo, (que entró en vigor el 1 de agosto), los tribunales nacionales más altos de los Estados que son parte en el Protocolo pueden solicitar opiniones consultivas de la Corte Europea.

Estas solicitudes de opiniones consultivas deben ser sobre cuestiones de interpretación del Convenio Europeo y sus protocolos. Las preguntas deben surgir de los casos pendientes ante el tribunal nacional.

Estructura 

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos está organizado en cinco secciones, o entidades administrativas, cada una con una sala judicial. Dentro de la Corte, los jueces trabajan en cuatro clases diferentes de grupos, o “formaciones judiciales”.

Las solicitudes recibidas por la Corte se asignarán a una de estas formaciones:

Juez único: solo se rige sobre la recepción de las solicitudes que son claramente inadmisibles en función del material presentado por el solicitante.

Comité: compuesto por 3 jueces, los comités dictaminan sobre la recepción de los casos y los méritos cuando se trata de un asunto cubierto por una jurisprudencia bien desarrollada.

Cámara: compuesta por 7 jueces, se rigen principalmente sobre la recepción y el fondo de los casos que plantean cuestiones que no se han dictaminado repetidamente. Cada cámara incluye el Presidente de la Sección y el “juez nacional” (el juez con la nacionalidad del Estado contra el cual se presenta la solicitud).

Gran Sala: compuesta por 17 jueces, escucha un número pequeño y selecto de casos que se le han remitido (en apelación de una decisión de la Cámara) o cedido por una Cámara, generalmente cuando el caso involucra algo importante o pregunta novedosa.

A pesar de todos los cambios del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, las solicitudes siguieron creciendo, lo que llevó a la adopción de medidas de simplificación adicionales, que incluían prohibir que el Tribunal escuchara casos individuales en los que el solicitante no ha sufrido una “desventaja significativa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *