Últimas noticias sobre el Caribe y América Latina

Últimas noticias sobre el Caribe y América Latina

Buenos Aires, Argentina – Al mediodía del 12 de enero de 1977, los soldados irrumpieron en la casa de Alicia Partnoy, la separaron de su hija de 18 meses y la arrojaron a la parte trasera de un camión.

Durante meses soportó torturas en un campo de concentración de la ciudad argentina de Bahía Blanca, antes de huir finalmente a Estados Unidos como refugiada.

Ahora se prepara para una administración presidencial que, en su opinión, justifica las acciones de sus verdugos.

Hoy, el economista y político de extrema derecha Javier Milei toma posesión como nuevo presidente de Argentina. A su lado estará su compañera de fórmula Victoria Villarruel, una figura controvertida, en parte, por sus opiniones sobre la dictadura militar que gobernó Argentina de 1976 a 1983.

Los críticos acusan a Villarruel, abogado y ex miembro de la Cámara de Diputados, de desestimar, minimizar y defender los abusos que se produjeron bajo la dictadura, que mató a un unas 30.000 personas..

Algunos supervivientes temen que la llegada al poder de Villarruel y Milei pueda incluso suponer una vuelta al autoritarismo.

La vicepresidenta electa de Argentina, Victoria Villarruel, abandona el Congreso como parte del proceso de transición presidencial el 22 de noviembre. [Natacha Pisarenko/AP Photo]

“Sus convicciones son las mismas que produjeron el genocidio en Argentina. Sus ideas son las mismas ideas”, dijo Partnoy, de 68 años, que ha escrito libros sobre su experiencia y ahora trabaja como activista de derechos humanos y profesora en la Universidad Loyola Marymount.

A lo largo de su carrera política, Villarruel ha hecho propuestas que han avivado esos temores. En su campaña electoral, abogó por un aumento considerable del presupuesto militar y ha pedido la abolición del monumento y museo de la Academia de la Guerra Civil. Escuela Naval Argentina de Suboficialesantiguo lugar de tortura.

“Te trae las peores pesadillas”, dice Agustín Cetrangolo, cuyos padres fueron secuestrados y torturados durante la dictadura. Su padre nunca regresó.

Cetrangolo es organizador del grupo Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (HIJOS), que lucha para que los miembros de la dictadura militar rindan cuentas de sus crímenes. Es uno de los preocupados por el giro autoritario de Milei.

“En este momento sólo está en el mundo de las fantasías, de la especulación, pero existe una posibilidad real de que ocurra”, dijo Cetrangolo.

Manifestantes sostienen un pañuelo blanco en el que se lee “Fue un genocidio”, mientras la entonces candidata a vicepresidenta Victoria Villarruel llega a votar en Buenos Aires el 19 de noviembre. [Rodrigo Abd/AP Photo]

Historia revisionista

Desde el retorno de Argentina a la democracia hace cuatro décadas, los activistas de derechos humanos han luchado por preservar la historia de la dictadura y exigir responsabilidades a sus autores.

La dictadura llegó al poder mediante un golpe militar y llevó a cabo una campaña de secuestros, torturas y ejecuciones para eliminar cualquier amenaza percibida contra su poder, incluidos grupos estudiantiles y activistas de izquierda.

Además de los miles de asesinados, se calcula que unos 500 niños fueron secuestrados o nacieron bajo custodia, y algunos fueron colocados en hogares militares donde nunca conocieron a sus verdaderos padres. Más de 130 de estos “niños robados” fueron identificados más tarde mediante pruebas de ADN.

En 1985, el gobierno argentino celebró un juicio pionero para llevar ante la justicia a altos mandos militares. Mientras que algunos fueron absueltos, otros fueron condenados a largas penas, incluida la cadena perpetua.

Más de 1.200 “represores” y “autores de genocidio” han sido condenados en los años transcurridos desde entonces, según el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Sin embargo, Villarruel, de 48 años, proviene de una tradición paralela que pretende justificar las acciones de la dictadura como un mal necesario.

Hija de una prominente familia de militares, ha afirmado que los líderes militares estaban librando una “guerra sucia” contra grupos militantes de izquierdas, en lugar de llevar a cabo una campaña sistemática de violencia contra civiles.

En 2006, Villarruel fundó el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas, que utiliza la retórica de los derechos humanos para desviar la atención de la dictadura a las víctimas de los atentados “terroristas” de izquierdas.

“Durante 40 años, las víctimas del terrorismo han desaparecido de la memoria”, dijo Villarruel en un mitin celebrado en septiembre en Buenos Aires que provocó una contraprotesta fuera del recinto.

También levantó ampollas su viaje en 2013 para visitar al fallecido líder militar Jorge Rafael Videla en prisión. Fue Jefe de Estado durante la dictadura.

Un folleto en Buenos Aires yuxtapone el rostro de la entonces candidata a vicepresidenta Victoria Villarruel con el del ex jefe militar Jorge Rafael Videla, a quien visitó en prisión. [Natacha Pisarenko/AP Photo]

Una franja conservadora

Emilio Crenzel, que investiga la memoria histórica de la dictadura en la Universidad de Buenos Aires, dijo que las acciones de Villarruel sirven para “victimizar” a los perpetradores de la dictadura, convirtiéndolos en figuras trágicas dignas de simpatía.

“La víctima tiene prerrogativas ante la opinión pública y capacidad para suscitar empatía”, dijo Crenzel.

A través de sus estudios, Crenzel ha observado que la búsqueda de responsabilidades retrocede cuando problemas económicos están en el primer plano de la política argentina.

Recordó 1989, cuando las protestas por la hiperinflación derribaron el gobierno de Raúl Alfonsín, que presidió la transición de Argentina a la democracia y el juicio de 1985 a los líderes militares de la dictadura.

Ahora, según Crenzel, Argentina se enfrenta a una inflación de tres dígitos y una moneda devaluada. Esto hizo que los participantes en las elecciones de noviembre votaran más por preocupaciones económicas inmediatas que por cuestiones de derechos humanos a largo plazo.

Sin embargo, Villarruel es la primera vez que un movimiento político en Argentina gana el poder con un discurso que apoya tan abiertamente las acciones de la dictadura, dijo Máximo Fernández, un promotor cultural de la ciudad de Córdoba cuyos padres se vieron obligados a exiliarse durante la dictadura.

“Antes había un cierto grado de moderación”, dijo Fernández. “Esta gente ya no la tiene y dice lo que piensa, lo cual es escandaloso”.

Sin embargo, aunque la retórica de Villarruel ha encontrado partidarios en los márgenes conservadores del electorado argentino, los expertos afirman que la mayoría de los argentinos no están alineados con su postura.

“Creo que no representa a más del 10% o el 15% de la población”, afirma Crenzel.

Supervivientes de la dictadura y simpatizantes marchan con las Abuelas de la Plaza de Mayo en el centro de Buenos Aires [Victor Swezey/Al Jazeera]

Llegar a las nuevas generaciones

Para aprovechar la falta de apoyo a las ideas de Villarruel, Cetrangolo, de HIJOS, dijo que el movimiento argentino de derechos humanos debe mejorar su labor de divulgación. a los votantes más jóvenes.

Una encuesta realizada en noviembre por la publicación argentina Clarín entre 802 votantes de 16 a 25 años mostró un apoyo abrumador a Milei, con casi un 77% de opiniones positivas. En cambio, sólo el 13% tenía una opinión positiva de su rival de centro-izquierda, Sergio Massa.

Esta generación joven no recuerda la dictadura, señala Cetrangolo. Apoyan a Milei sobre todo por su frustración ante la situación económica.

“No logramos conectar con los problemas actuales, al menos entre los jóvenes”, afirma Cetrangolo.

Hace poco empezó a utilizar TikTok para hacer vídeos sobre la dictadura. “Me estoy centrando en los jóvenes, que es donde es más importante la producción de memoria y poder compartir nuestro testimonio”.

Otros activistas consideran que será necesaria una mayor movilización presencial para que no se pierda la memoria de la dictadura.

La activista Elia Espín sostiene una foto de su hijo desaparecido durante la dictadura militar argentina. [Victor Swezey]

“Una vez más, vamos a tener que salir a la calle para contar cómo nos hirieron, contar nuestras historias que son muy dramáticas y mostrar la miserabilidad de nuestros opresores”, dijo Elia Espin, cuyo hijo Hugo Miedan fue desaparecido forzosamente en 1977.

Espín, de 92 años, es miembro de las Abuelas de la Plaza de Mayo, movimiento fundado por las madres de activistas secuestrados y asesinados durante la dictadura.

En 1981, empezaron a ponerse pañuelos blancos en la cabeza y a celebrar marchas semanales en el centro de Buenos Aires para reclamar el paradero de sus hijos, muchos de los cuales aún no han sido encontrados.

Espín reconoce que la elección de Milei y Villarruel supone un reto, pero no ceja en su búsqueda de justicia.

“Vamos a continuar mientras vivamos”, dijo Espin. E incluso cuando muera, añadió que su lucha no habrá terminado: “Quedarán otros”.


Source link