Actualizaciones diarias de News Americas

Actualizaciones diarias de News Americas

El contenido apareció originalmente en: Noticias de América Latina – Aljazeera

En los últimos cinco años, Panamá ha capeado el COVID-19 pandemia, paralizante protestas en todo el paísy una sequía que ha paralizado el transporte por su famoso canal.

Pero el domingo, el delgado país centroamericano se prepara para una sacudida, a medida que se desarrollan sus últimas elecciones presidenciales.

Ocho candidatos compiten por el puesto que ocupa el Presidente saliente Laurentino Cortizocuyo mandato se limita a cinco años.

El más destacado de los aspirantes a la presidencia es José Raúl Mulino, ex ministro de Seguridad que se presentó a la carrera para sustituir al asediado ex Presidente Ricardo Martinelli.

El ex presidente era anteriormente el favorito, hasta que un condena a 10 años de cárcel por blanqueo de dinero prestado a su campaña ilegal según la legislación panameña.

Mulino, antiguo compañero de fórmula de Martinelli, lidera ahora la carrera en su lugar. Un sondeo de abril de la agencia de investigación Gallup le sitúa al frente del pelotón, con el 29% del apoyo de los votantes.

Entre los demás contendientes hay una serie de altos funcionarios. El segundo en la carrera, por ejemplo, es Martín Torrijos, otro ex presidente, que cuenta con el apoyo del 14% de los votantes.

Incluso el actual vicepresidente, José Gabriel Carrizo, está en la carrera, aunque los sondeos de opinión lo muestran rezagado con sólo un 5% de apoyo. Todos los candidatos, salvo uno, se consideran conservadores: Sólo la economista Maribel Gordón, con muchas posibilidades, representa a la izquierda.

Aun así, la carrera podría ganarla cualquiera. Según Gallup, el 22% de los votantes están indecisos, y la presidencia se decidirá en una sola votación, sin segunda vuelta.

¿Cuáles son los temas que marcan la carrera de este año? Al Jazeera analiza las principales preocupaciones de los votantes.

José Raúl Mulino se perfila como favorito para las elecciones presidenciales del domingo. [Aris Martinez/Reuters]

Corrupción gubernamental

Gallup descubrió que corrupción fue la principal preocupación que llevó a los panameños a las urnas en este ciclo electoral, con un 57 por ciento de los encuestados identificándola como el principal problema que afecta al país.

La organización sin ánimo de lucro Transparencia Internacional clasifica Panamá entre la mitad inferior de todos los países en su índice de corrupción.

Y en 2015, un funcionario de las Naciones Unidas estimó que el país pierde el 1% de su producto interior bruto (PIB) -aproximadamente 520 millones de dólares- cada año debido a las prácticas corruptas.

La Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá suele ser señalada como ejemplo. La semana pasada, por ejemplo, la Fiscalía General anunció la detención de tres funcionarios de la agencia después de que una investigación sacara a la luz indicios de soborno.

“La CSS es un pozo de financiación de la corrupción”, declaró a Al Jazeera el economista Felipe Argote.

“La institución está llena de botellasineficiencia y sobreprecio”, añadió, utilizando el argot panameño para referirse a alguien que cobra su sueldo sin trabajar.

Pero aunque los ocho candidatos presidenciales han prometido acabar con la corrupción, algunos han tenido que enfrentarse a sospechas de prevaricación.

Una de las candidatas, la abogada y ex juez Zulay Rodríguez, está siendo investigada por blanqueo de dinero y apropiación indebida de 66 kg (146 libras) de oro de un cliente.

Torrijos, por su parte, ya ha sido investigado por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, acusada de sobornar a funcionarios de toda América Latina a cambio de contratos beneficiosos.

Los expertos afirman que la corrupción institucional en Panamá tiene una relación directa con los resultados de las elecciones. En un informe de 2019, Transparencia Internacional estimó que al 23% de los panameños se les había ofrecido algún tipo de soborno a cambio de su voto.

“Es inusual ver a una persona con un sombrero o una camiseta de campaña repartiendo folletos en la calle que no haya recibido un pago”, dijo la politóloga Claire Nevache a Al Jazeera.

Parte del problema, explicó, se deriva de la brecha de riqueza entre los panameños: La pobreza lleva a algunos ciudadanos a buscar favores de los políticos.

“La gran desigualdad de Panamá alimenta un gran clientelismo”, dijo Nevache.

“Para mucha gente con escasas redes personales y bajo nivel educativo, la única forma de conseguir trabajo es en el sector público. Así que vas y trabajas en la campaña de un diputado o congresista local con la esperanza de que te den un trabajo a ti o a un familiar una vez que estén al mando.”

La candidata presidencial Zulay Rodríguez Lu utiliza una bolsa de tortillas como atrezzo durante un debate el 17 de abril [Aris Martinez/Reuters]

Preocupaciones económicas

A pesar de la baja tasa de inflación y el crecimiento económico sostenido de Panamá, el Banco Mundial lo considera el tercer país más desigual de América Latina, por detrás de Brasil y Colombia.

Aunque la economía creció a un ritmo del 7,3% el año pasado, ese crecimiento fue desigual, ya que el 12,9% de los panameños sigue viviendo en la pobreza con unos ingresos de 6,85 dólares al día o menos.

El desempleo también está mejorando, y el Banco Mundial indica que la tasa de paro se sitúa en el 7,4%, frente al 18% de 2020.

Pero la organización señaló que la calidad del empleo “sigue mostrando signos de deterioro” y que el mercado laboral “no ha mejorado para todos los grupos demográficos”.

“El desempleo supera el 50% entre los jóvenes”, afirma Ileana Corea, economista y antigua dirigente estudiantil. “Esta tasa está muy por encima de la tasa de desempleo general”.

Aunque el desempleo general ha disminuido desde la pandemia, casi la mitad de la mano de obra no tiene contrato. En su lugar, los trabajadores se ven obligados a aceptar empleos informales con escasas protecciones y poca estabilidad.

Esto también significa que menos trabajadores contribuyen a los fondos públicos mediante deducciones en la nómina. Sin embargo, los críticos han señalado que los ocho candidatos presidenciales han vacilado a la hora de abordar los arraigados problemas fiscales a los que se enfrenta Panamá.

“Ninguno de los candidatos ha presentado propuestas concretas”, declaró a Al Jazeera Publio Cortés, ex viceministro de Finanzas. “Una de las realidades aceptadas es que el Estado tendrá que contribuir”.

Cortés también señaló que la agencia internacional Fitch recientemente rebajó la calificación de la calificación crediticia de Panamá por cuestiones como la “fragmentación de los partidos” y la “debilidad institucional”.

Es probable que la rebaja de la calificación crediticia aumente los tipos de interés que debe pagar el gobierno, lo que supondría una carga adicional para sus finanzas.

“Con un gobierno profundamente endeudado que recientemente ha perdido su grado de inversión, también se reducirá la capacidad del Estado para atender otras necesidades públicas”, dijo Cortés.

Los candidatos presidenciales Melitón Arrocha y Martín Torrijos saludan durante un acto de campaña el 29 de abril. [Aris Martinez/Reuters]

Polémica minera

Fitch también citó el cierre de una controvertida mina en su decisión de rebajar la calificación crediticia de Panamá.

El yacimiento, denominado Cobre Panamá, era una de las mayores minas de cobre del mundo. Anteriormente, aportaba el 5% del producto interior bruto de Panamá.

Pero en noviembre, el Tribunal Supremo del país dictaminó que el contrato de 20 años de la mina era inconstitucional. Poco después, las autoridades ordenaron su cierre.

“La mina está hibernando, como si esperara al nuevo presidente”, declaró Raisa Banfield, activista medioambiental y ex vicealcaldesa de la capital, Ciudad de Panamá.

Todos los candidatos presidenciales han afirmado que mantendrán la sentencia del Tribunal Supremo, aunque Banfield dijo que algunos han mostrado posibles conflictos de intereses.

El vicepresidente Carrizo, por ejemplo, ha admitido ser abogado del anterior propietario de la mina, Petaquilla Minerals.

Otro candidato, el ex ministro de Asuntos Exteriores Rómulo Roux, formó parte del bufete de abogados que asesoró al propietario más reciente de la mina, el grupo canadiense First Quantum, sobre la adquisición del emplazamiento.

“Los únicos candidatos que han hablado del cierre y la transformación del yacimiento son Ricardo Lombana y Maribel Gordón”, dijo Banfield.

“Han explicado lo que quieren hacer después. Pero, aparte de eso, el discurso medioambiental de los candidatos es bastante débil.”

Activistas como Banfield también advierten de que la lucha por la mina dista mucho de haber terminado. First Quantum ya ha iniciado los trámites para reclamar 20.000 millones de dólares en concepto de indemnizaciones por el cierre a través de un arbitraje internacional, una gran suma que podría hacer mella en las arcas del Gobierno.

La empresa también ha formulado planes para reunirse con funcionarios panameños después de las elecciones, con la esperanza de reabrir la mina.

Rómulo Roux en el centro de una multitud de simpatizantes durante su mitin en Ciudad de Panamá el 21 de abril. [Aris Martinez/Reuters]

Cuestiones medioambientales

Cientos de manifestantes han inundado las calles durante el último año para mostrar su apoyo al cierre de la mina Cobre Panamá y otras preocupaciones medioambientales.

El cambio climático ha seguido siendo un tema destacado en las elecciones del domingo, especialmente para los votantes jóvenes, que constituyen casi la mitad del electorado panameño.

A lo largo de la costa, el aumento del nivel del mar ha puesto en peligro a los grupos indígenas. como los Gunacuyos miembros han visto cómo sus hogares isleños quedaban sumergidos por las inundaciones anuales.

El Niñohan intensificado las olas de calor y han contribuido a una sequía extrema de meses de duración que comenzó en 2023.

La escasez de agua se ha convertido en un problema acuciante en el país. Según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), cerca del 5% de la población panameña carece de acceso a servicios básicos de agua y saneamiento.

La sequía también está provocando el comercio se resienta. El Canal de Panamá es una ruta marítima internacional crucial, que permite a los barcos atravesar el país y viajar entre los océanos Pacífico y Atlántico.

Pero el canal necesita un nivel de agua constante para que los barcos puedan pasar por sus esclusas y cámaras. Con la sequía causando estragos en esos niveles de agua, el canal ha tenido que recortar en su tráfico.

“La sequía en el canal es como cuando tienes un restaurante y una cola fuera que no puede entrar porque no tienes suficientes mesas”, dijo Argote, el economista, a Al Jazeera.

Los administradores del Canal han calculado que el cuello de botella les costará hasta 700 millones de dólares en pérdidas de ingresos.

“No estamos recibiendo el dinero que podríamos recibir debido a los problemas del agua”, dijo Argote.

Los candidatos Zulay Rodriguez Lu, Romulo Roux, Maribel Gordon, Ricardo Lombana, Martin Torrijos y Meliton Arrocha se preparan para debatir en el escenario el 17 de abril. [Aris Martinez/Reuters]

¿Cambio en el horizonte?

Los expertos que hablaron con Al Jazeera, entre ellos Nevache, advierten que quienquiera que gane las elecciones del domingo se enfrentará a una ardua batalla para abordar los innumerables problemas de Panamá.

Uno de los retos será reunir a los miembros de la Asamblea Nacional. Un número sin precedentes de candidatos independientes, 127, se presentan para formar parte de la legislatura durante las elecciones del domingo, sin lealtades partidistas que los unifiquen una vez en el cargo.

“Son ideológicamente muy diversos, desde la izquierda hasta la extrema derecha”, dijo Nevache.

Algunos de los candidatos presidenciales también pretenden revisar la Constitución si llegan al poder, en un esfuerzo por acabar con la corrupción del país.

Roux, por ejemplo, se ha comprometido a convocar una asamblea constituyente en los 30 días siguientes a su toma de posesión para revisar la actual carta, que data de 1972.

Otro candidato, Lombana, afirmó asimismo que era necesaria una nueva constitución “para cambiar las reglas que han protegido a los corruptos”.

Sin embargo, Cortés, ex ministro de Finanzas, declaró a Al Jazeera que duda de que una nueva Constitución resuelva el conjunto de problemas de Panamá.

“Un nuevo marco legal no es un elixir mágico para la desigualdad excesiva y la falta de oportunidades para los jóvenes”, dijo.

Pero reconoció que la reforma constitucional cuenta con un amplio apoyo popular.

“Amplios sectores de la población creen que los mayores problemas del país pueden resolverse con cambios constitucionales”, explicó. “Por eso los políticos la ofrecen, porque la gente la pide”.


Source link